image
image
image

A partir de ayer, sí al “sí quiero” y a la adopción para todos, también en Francia.

Aquello de libertad, igualdad, etc… parece que ha costado algo más de la cuenta en el país que acuñó el famoso eslogan, el decimocuarto en todo el mundo en aprobar la ley del matrimonio homosexual, eso sí, con apellido (Ley Taubira), como todo lo que crea una fuerte polémica. Pero, finalmente, y después de numerosas revisiones de un texto (ya con muchos precedentes), la Asamblea Nacional Francesa la ha aprobado (con 331 votos a favor y 225 en contra) tras un proceso relativamente breve pero que ha desencadenado posturas radicales y de fractura social.

matrimonio gay en FranciaEn contra, no sólo manifestaciones de la ultra derecha (con jóvenes vestidas como auténticas mariannes, pancarta en mano), parece que la horquilla abarca incluso a militantes de izquierdas; en definitiva, un batiburrillo ideológico unido por alguna cuestión moral de tipo hegemónica (cómo sino!).

A ello hay que sumarle una carta bomba al presidente de la Asamblea Nacional y algunas palizas a las salidas de los pubs de ambiente; por supuesto también horas de discusiones y dos votaciones en las respectivas cámaras.

Quizá aquello de que la ley debe ir siempre un paso por detrás de la sociedad es más que cuestionable cuando se trata de reconocer derechos que nos igualan, y Hollande, cumpliendo su promesa electoral, ha optado por una solución “a la española”, que, ya con perspectiva, ha contribuido de forma bastante decisiva a difuminar contrastes, a pesar de “los de siempre”.

Se preveen las primeras bodas para el mes de junio, entre unas cosas y otras así que ¡Vamos preparando las pamelas!

 

Got something to say?


%d a los bloggers les gusta: